Demos GRACIAS

 

Al finalizar el primer año de preparación a la celebración de los 150 años de fundación del Instituto de las FMA, unámonos para dar gracias a Dios por suscitar en la Iglesia un carisma que es todo para los niños y jóvenes. Demos gracias por la vida de Madre Mazzarello, porque su sí se hizo fecundo y hoy podemos contemplar un firmamento que brilla con fuerza para dar vida al carisma salesiano. Dar GRACIAS implica reconocer que la vocación es un regalo de Dios y que quien sabe responder a este llamado recibirá la recompensa de la felicidad plena de quien se entrega por amor. 

Recordemos con gratitud algunas experiencias significativas que dieron inicio al carisma salesiano y al instituto de las FMA, experiencias que vivieron las primeras hermanas de Mornese y que les ayudaron a descubrir el plan de Dios en sus vidas. 

HAGAMOS MEMORIA: Primera consagración a la Inmaculada.

HAGAMOS MEMORIA: María Mazzarello cuida a sus familiares enfermos de tifus y se contagia.

HAGAMOS MEMORIA: En las colinas de Borgoalto Maín tiene una visión y escucha una voz que le dice: "A ti te las confío"

HAGAMOS MEMORIA: Main aprende el oficio de modista junto a su amiga Petronilla, para enseñarle a las niñas y jóvenes.

HAGAMOS MEMORIA: Maín tiene su primer encuentro con Dos Bosco.

HAGAMOS MEMORIA: María Mazzarello se consagra a Dios como Hija De María Auxiliadora.

Cuando queremos descubrir el proyecto de Dios sobre nuestras vidas y nos lanzamos a vivir esta aventura de búsqueda, generalmente vivimos la experiencia de la noche, de la oscuridad. Se viven momentos de miedo y confusión, pues son muchas las opciones, muchas las estrellas que brillan en el firmamento y todas nos indican un camino que parece llevarnos a la felicidad. Es importante vivir con serenidad este momento de la noche, pues también puede parecer que ninguna estrella brilla y que el cielo de nuestro proyecto de vida es simplemente oscuridad, entonces pensamos que no hay camino, que no hay opciones. Es necesario vivir esta experiencia, porque no ha noche que no tenga luz, no hay noche en la que no haya una estrella así sea pequeña brillando en algún lugar del firmamento.

COMPARTAMOS EXPERIENCIAS: De personajes que se sintieron llamados a una vocación específica y que tuvieron que pasar por la experiencia de la noche, de la oscuridad para poder ver la luz, el brillo de las estrellas.

Después de pasar por la experiencia de la noche, es necesario levantar la mirada. 

 Levantar la mirada implica conocer las opciones, conocer los riesgos y observar en el interior las propias capacidades, porque también respondemos a una vocación especifica desde nuestros dones, capacidades y habilidades. 

Acerquémonos al testimonio de algunas personas que al levantar su mirada descubrieron que, aunque todas las estrellas eran especiales había una que brillaba de forma diferente y por eso la eligieron para seguir adelante con su proyecto de felicidad. 

NOVIAZGO

VIDA CONSAGRADA

MATRIMONIO

LAICA COMPROMETIDA

FAMILIA SALESIANA:ADMA

Al igual que hay guías turísticos (guías de viajes, de caminos, de montaña), así como toda disciplina humana requiere de un maestro/profesor que la enseñe, existen guías de procesos (médicos, terapeutas, psicólogos); y, ambos, tienen (o deberían tener) características similares: -han realizado el proceso (el camino) muchas veces, por lo que lo conocen bien; -conocen distintas alternativas, en las diversas fases del proceso (etapas del camino), que pueden adaptar a distintas personas y utilizar como atajos; -asumen el compromiso del acompañamiento durante una etapa del proceso o hasta el final. También en la búsqueda de todo proyecto de vida es importante dejarse acompañar, buscar la orientación de alguien que te ayude nos ayude a encontrar las respuestas a los interrogantes que surgen, a las dudas que inundan lo profundo del corazón.

PRIMER VIAJE: LOS ORÍGENES

SEGUNDO VIAJE: GOBIERNO Y OBRAS

TERCER VIAJE: SERVICIO DE AUTORIDAD

CUARTO VIAJE: ORGANIZACIÓN INTERNA

QUINTO VIAJE: RUTA AL CARISMA SALESIANO PARTE 1

SEXTO VIAJE: RUTA AL CARISMA SALESIANO PARTE 2