La MANO ABIERTA es símbolo de nuevos comienzos, de nuevas metas y proyectos, es la mano del actuar, del poner en práctica. Es además la mano de la apertura y la disponibilidad.

 

Es el símbolo usado también para parar y detenerse, para pensar en la obra que queremos construir, en aquello que queremos emprender, en la felicidad que queremos alcanzar. Es la mano que indica STOP, pero también ACCIÓN. Representa además, la participación, el involucrarse y el crear, porque somos los constructores de nuestra propia felicidad.